Google+ Followers

domingo, 1 de abril de 2012

Brasil pone trabas a los españoles

Abuela Brasileña deportada,visitaba a su hija en España
Cansados de sufrir las humillantes deportaciones de muchos de sus ciudadanos que visitaban España, el Gobierno Brasileño ha optado por aplicar la política de reciprocidad a los ciudadanos españoles que ingresan a su territorio. Conocido es que en España las cosas no andan para nada bien y muchísimos españoles han optado por inmigrar en busca de mejores oportunidades. Se sabe también que el principal destino de los mismos es latinoamérica y Brasil la plaza más atractiva. El gobierno brasileño a aplicado tradicionalmente una política de inmigración de puertas abiertas y las comunidades de inmigrantes en Brasil son notorias y numerosas (chinos, japoneses, italianos, bolivianos, etc), convencido que acogiendolos bien y facilitándoles la regularización de su situación en el país, pueden y han sido un importante aporte a su economía. Sin embargo España a excedido la cuota de la tolerancia  al imponer exigencias en extremo duras  y hasta vejatorias a los turistas o inmigrantes brasileños (se también que tales medidas se aplican a ciudadanos de otros países latinoaméricanos cuyos gobiernos hacen vista gorda facilitandoles la entrada a los españoles e ignorando las vejaciones a las que son sometidas sus compatriotas que se atreven a pasar por los aeropuertos españoles). Para mayor información recomiendo a los ciudadanos españoles que estén interesados en viajar a Brasil que tengan cuidado y se informen mejor, pues si no cumplen con las mismas exigencias que España pone al ingreso de los ciudadanos brasileños, corren el riesgo de ser enviados de vuelta a su país. Pueden ver el siguiente reportaje aparecido en el Diario Folha de São Paulo aparecido ayer 31 de marzo en donde se aclara que la medidas comenzarán a regir desde el lunes 2 de Abril, es decir a contar de mañana. 

Esto es, al ingresar a Brasil deberán presentar pasaporte válido  por un mínimo de seis meses, pasaje de ida y vuelta, documento de reserva en hotel o carta-convite firmada ante notario por el anfitrión, en caso de que pretenda residir en alguna residencia particular. Aparte de eso tendrán que comprobar renta correspondiente al tiempo de permanencia en Brasil  (mínimo 170 reales por día).

Como ven, la tortilla se ha dado vuelta. El gobierno español habia olvidado que ésta tiene dos caras.