Google+ Followers

jueves, 21 de marzo de 2013

La materia oscura brilla tanto que enceguece


Ruego al lector lea brevemente el primer párrafo de mi comentario en “Teoría unificada: Dando palos de ciego”, pues de lo contrario se formará una idea errónea de algunas proposiciones que pueden parecer presuntuosas e hirientes.


Ya en este subtítulo se vislumbra que es la tan misteriosa materia oscura que tiene de cabeza a muchos científicos tratando de descubrir su naturaleza. Creo que las proposiciones que expongo en este comentario pueden ser la bala que  decrete la muerte de aquella teoría o parte de ella que predice que los fotones carecen de masa. Pero antes voy a contar una divertida anécdota.

Mi padre, como todos nos, era un hombre con muchos defectos y alguna que otra virtud. Dentro de los primeros padecía de esa común afección (que yo desde hace varios años también sufro) cuyo nombre científico no recuerdo en este momento y que vulgarmente conocemos como vista cansada, ella primeramente la reconocemos porque cuando leemos, llegado cierto momento (edad), empezamos a tener que alejar el texto para poder ver las letras que queremos leer, lo que nos obliga a usar lentes. Bueno, mi padre un día despotricaba y casi echaba chispas por los ojos  reclamando contra quienes estaban en casa diciendo; ¡quien tomó mis anteojos!. Mi madre en principio comenzó también a tratar de hallar dichos anteojos ya que “el viejo” padeció una extraña enfermedad (paraparesia espástica familiar de Stromberg-Lorraine) que lo tenía por esos años casi en silla de ruedas. De pronto se percató que los procurados anteojos estaban ante los ojos de mi padre, esto es, los tenía puestos.

Parece que esto ha estado aconteciendo a nuestros científicos. Me explico:
Los físicos han calculado el volumen de materia contenida en el universo y sorpresa, las ecuaciones muestran que existe una cantidad bastante mayor que la hasta ahora llamada materia visible, esto es, las miríadas de galaxias, sus planetas, asteroides y las nubes de polvo cósmico. Para poder definir de algún modo a esa materia aparentemente no visible la llamaron materia oscura (también existiría una misteriosa energía oscura antigravitacional responsable de la constante separación o alejamiento de las galaxias). Hay dos cosas que sin percatarse han inducido al error:

1.-  Se ha definido el espacio interestelar como vacío o casi vacío, pero están profundamente errados, dicho espacio esta bastante lleno, repleto de fotones en movimiento,  basta solo observar un satélite artificial, un planeta o una luna para darse cuenta de ello. Si pudiéramos poner por arte de magia un gran pedazo de metal pulido en cualquier punto del espacio, por ejemplo en algún punto del cinturón de asteroides ubicado entre Marte y Júpiter (el punto puede ser cualquiera, aún mas allá del sistema solar, solo que el tamaño del espejo metálico debe ser apropiado al lugar elegido, mas grande a mayor distancia), y lo enfocamos para que refleje la luz que recibe en dirección a la tierra veríamos que dicho espacio aparentemente vacío está siendo barrido por un elevado numero de fotones. No los veíamos porque la gran mayoría de dichos fotones estaban viajando en direcciones distintas a la de nuestros ojos. Ya a velocidades de desplazamiento mucho menores como por ejemplo la que desarrolla una bala de un rifle,  nos es casi imposible verla cuando es disparada. Por otra parte, la vida del fotón en movimiento por el espacio interestelar es casi eterna, si es que no encuentra nada a su paso con que interactuar, así entonces, tenemos que desde los primordios de la creación se han estado liberando fotones muchos de los cuales nos revelan datos sobre el origen mismo del universo, como lo es la radiación de microondas, o como el corrimiento hacia el rojo de los fotones provenientes de estrellas lejanas lo que nos permite deducir que se alejan de nuestra galaxia. Así entonces,  las fuentes  de emisión de fotones principalmente las miríadas de estrellas y sus procesos de nacimiento, desarrollo y muerte, por lo que el espacio interestelar está repleto de ellos. En efecto, miles de ellas ya se han extinguido, pero sus fotones siguen viajando por el universo, muchos de los cuales nos llegan y podemos todavía verlas, sin saber si dichas estrellas existen aún. A veces nuestros astrónomos pueden ver en tiempo real la increíble explosión de una supernova, en ese momento recién sabremos que dicha estrella está próxima a extinguirse, solo que nos hemos enterado de dicho suceso, muchos años luz más tarde.

2.- Se ha estimado que un fotón no tiene masa. No soy un matemático y desconozco la ecuación por la cual los físicos llegaron al convencimiento de que dichas partículas carecen de masa pero creo y cada vez que analizo mas la cuestión, mas me convenzo, que por ahí debe haber algo errado, Si carecieran totalmente de masa debieran viajar a una velocidad casi infinita y atravesarían fácilmente casi todo lo que encontraran a su paso (con las salvedades que se derivan de la carga energética que portan)  

Un sencillo experimento que me deleitaba hacer cuando niño  nos muestra que es difícil aceptar que los fotones carecen totalmente de masa. Cada vez que llegaba una lupa a mis manos, me encantaba enfocar los rayos del sol y concéntralos con la lupa en un punto sobre una hoja de papel, en pocos segundos esta se ennegrece y comienza a arder, y eso solo es posible si hay colisiones y reacciones que implican algo mas que el simple intercambio de energía. Muchos de los fotones contenidos en un haz luminoso son desviados al chocar con una superficie y continúan su vertiginoso viaje en otra dirección, pero algunos interactúan con los átomos de dicha superficie (excepto una extremamente pulida como en un espejo donde casi el 100% es reflejado), o con su capa externa de electrones de modo que algunos son reflejados según su longitud de onda y podemos apreciar el color, otros interactúan con dicha capa y  son absorbidos, ya sea porque han chocado con algún electrón haciéndolo cambiar desde una órbita cercana al núcleo a una mas lejana o de otras formas, procesos que  consumen la energía del fotón. En estas interacciones parte de la energía  de los fotones se disipa en forma de calor. Ahora bien para que un electrón cambie  de órbita se requiere de un cierto empuje, por llamar así a la fuerza que recibe del fotón que colisionó con él. Dicha fuerza no sería enteramente posible si careciera totalmente de masa pues en ese caso lo atravesaría sin provocar efecto alguno, o bien y esto es mas probable, el eletrón no se precipita contra el protón porque existe una barrera de un fotón o fotones que se lo impide como si fuera una capa que define el radio de su órbita.
Ahora bien, los fotones emitidos por una estrella se originan de las reacciones nucleares de la materia que ella contiene y escapan de ella hacia el espacio exterior, dicha estrella necesariamente pierde algo de su masa a lo largo de su prolongada vida en esta continua emisión de fotones. Aunque al parecer la masa de estos parece no existir o es despreciable, a mi juicio debe existir aunque su cantidad sea infinitamente pequeña, pero la suma de los casi infinitos fotones viajando libremente en el espacio interestelar explican la tan  difícil de ver “materia oscura”, Bueno sería que los matemáticos den una revisada a algunos modelos transformados en dogmas como esto de que los fotones carecen de masa y de que el espacio interestelar está vacío.

 El palo final o tiro de gracia que da muerte a esa parte de la teoría que reza que el fotón carece de masa es lo que acontece  en los agujeros negros, estas singularidades (*)“se tragan” toda la materia que pueda caer en su horizonte de sucesos, incluida la luz. Para que ello ocurra, necesariamente los fotones deben tener masa. Por ello discrepo con Hawking en cuanto a que el afirma que dichos agujeros negros decaerían evaporándose mediante la emisión de llamada radiación que lleva su nombre hasta extinguirse completamente en un lapso de miles de millones de años dependiendo de su masa. Yo estimo, que por el contrario, dichos agujeros negros crecerá, hasta hacerse con el tiempo híper masivos, y que dicho comportamiento podría llevar al universo a un periodo de contracción y finalmente al denominado Big Crunch. Esto ha estado siempre ante las narices de filósofos, astrónomos y físicos que estudian el universo, exactamente como los anteojos que mi padre buscaba y que no los hallaba porque los tenía puestos. ¡Que paradoja! Denominar materia oscura a la materia que brilla tanto que enceguece.

Sin duda hay mucho mas que decir sobre lo expresado arriba,  habrá mucha paja que aventar para poder recoger el grano, bueno sería “hincarle el diente y ver si el pastel es digerible”, estoy seguro que así es y que esta gran cantidad de materia viajando libremente por el espacio interestelar, henchiéndolo en forma casi uniforme, es la responsable de la denominada “energía oscura”. Dicho está, ahora es cosa de tiempo para que algún físico lo suficientemente osado e independiente, es decir, no encuadrado en las teorías vigentes, haga  los cálculos, diseñe los experimentos de comprobación y las confirme o rechace. Estoy seguro que valdrá la pena.

La energía oscura:
Es interesante observar el comportamiento de los fotones. Hay diversos procesos o interacciones que los generan pero independientemente de ellas, todos, cualquiera sea su longitud de honda, tienden a alejarse inmediatamente de la fuente de materia que los generó,  ello solo puede tener una sola explicación, tienen antigravedad, esto es, son antigravitacionales. Esta propiedad, de la que los físicos de partículas o nada dicen, es la responsable de que cada vez que chocan con algo material, generalmente “rebotan” y vuelven a continuar su viaje ahora en otra dirección a la misma y máxima velocidad posible esto es 300 mil kilómetros por segundo. Podría pensarse que al chocar su velocidad de desplazamiento posterior debiera ser menor por la brusca parada que deben soportar, sin embargo ello no es así, lo que refuerza la hipótesis de que el fotón es antigravitacional, por cuanto al interactuar fuertemente con el campo gravitacional del cuerpo material alcanzado,éste le repone el impulso o energía necesaria para seguir su veloz viaje. Ahora bien, es posible que la uniforme gran cantidad de fotones en veloz movimiento en el espacio interestelar actúe como si fuese un solo cuerpo material compacto sumando sus pequeñísimas masas y su antigravedad, fuerza esta que contribuye al alejamiento de las galaxias, es decir sería la misteriosa energía oscura. De ser esto así, tendríamos que reformular aquella proposición que aseguran los científicos especializados en agujeros negros que dice que de ellos ni la luz puede escapar de su fortísimo campo gravitacional, por lo que recibieron dicho nombre (negros). En cambio, si la luz es antigravitacional, esta nunca llegará a su horizonte de eventos por la repulsión  que experimentan ambos campos. Ahora bien cuando un agujero negro traga materia, cabria esperar que en su colapso gravitacional esta emita  fotones, si fuera así necesariamente escaparían de él, y como en las observaciones  esto no ocurre (no estoy seguro de que esto sea cierto, he visto algunas fotografías donde agujeros negros emiten chorros o haces de rayos gama), podríamos inducir que  el proceso de destrucción que dicha materia sufre al interior de estas singularidades impide que se generen fotones. Yo agregaría que en estos agujeros el  espacio tiempo se curva tanto que acaba cerrándose sobre dicho agujero por lo que deja de existir haciendo imposible que cualquiera partícula se desplace en su interior. Por cuanto no tiene a donde ir, es mas, dicha partícula allí desaparece como tal por que no tiene espacio ni tiempo donde existir, solo perdura su gravedad, la que se suma a la del resto de la materia ya absorbida por dicho agujero. Esto me obliga a reconsiderar algunas afirmaciones ya hechas,  

DJN – Mariscal, 20 de marzo de 2013.-


El camino a la cima del conocimiento siempre ha estado plagado de dificultades, son muchas las ocasiones en que el hombre en su afán de darse respuestas a las interrogantes que nos plantean los fenómenos que acontecen en nuestro universo, se ha encontrado con grandes murallas que parecen infranqueables, como ha sido actualmente y desde hace más de un lustro, con los esfuerzos para avanzar en dicho camino los que se han visto impedidos por la inexistencia de una teoría unificada para la comprensión de este universo tan especial en que vivimos. Ya Einstein y sus contemporáneos lo intentaron sin éxito, esto es, aún no ha sido posible dar con una teoría que permita compatibilizar la relatividad general de Einstein, con la teoría de la mecánica quántica de la cual también dicho científico es codescubridor. Que se ha avanzado algo, es innegable, pero esos avances no son más que comprensiones laterales, sin conseguir aún subir un peldaño hacia la cima. Cuando esto acontece, es necesario algo más que esfuerzos enceguecidos por los conocimientos alcanzados, es preciso cuestionarlos,  porque quizás son dichos conocimientos los que nos impiden hallar el sendero correcto para franquear dicha muralla y avanzar hacia la cima.

DJN, Mariscal, 22 de marzo de 2013.-

(*) Discrepo con el concepto de singularidad inventado por los físicos para definir aquello que les resulta inexplicable. Creo firmemente que si bien las matemáticas han ayudado mucho a explicar  muchos de los fenómenos del universo, ellas constituyen la gran trampa en la cual han caído al predecir éstas algunas inconsistencias o irrealidades fuera de toda posibilidad lógica, como por ejemplo que 0! es igual a 1.